La perra gorda pa mi.



Aquella mujer llevaba sus chapines, "maldita, maldita, haré un cómic de ésto y para mí será la perra gorda", se decía Dorita a la que le habían robado esos mismos chapines rojos aquella noche, mientras miraba a los pies de la muchacha color de porcelana convertida en la bruja mala. Pero lo que Dorita no sabía es la admiración con que todo el mundo la miraba cuando ella llevaba aquellos mismos zapatos. Y aunque el mago de oz no supo encontrar un corazón para ella, nadie sabrá en el mundo lucir los chapines como Dorita lo hacía. El hada buena. Andrea R. de la Flor.

2 comentarios:

Andrea dijo...

Aquella mujer llevaba sus chapines, "maldita zorra haré un cómic de ésto y para mí será la perra gorda", se decía Dorita a la que le habían robado esos mismos chapines rojos aquella noche, mientras miraba a los piés de la muchacha color de porcelana convertida en la bruja mala.
Pero lo que Dorita no sabía es la admiración con que todo el mundo la miraba cuando ella llevaba aquellos mismos zapatos.
Y aunque el mago de oz no supo encontrar un corazón para ella, nadie sabrá en el mundo lucir los chapines como Dorita lo hacía.
El hada buena

negrescolor dijo...

Que bueno! gracias por tu comentario en el blog! Me encanta tu estilo! Los textos son tuyos? Yo colaboro normalmente con LILITH, escritora (buenisima) puedes ver sus relatos en hppt://elguanterojo.blogspot.com. Tengo más de un proyectillo con ella.
Saludos y suerte